Archive for the 'General' Category

23 feb

Experiencias con Psych-K ® > Experiences with Pysch-K ®

Dr.Bruce Lipton & Psych-K ® > Dr. Bruce Lipton & Psych-K

 

 

19 abr

Aviso Fúnebre

 

 

Aviso Fúnebre

 

Aviso Fúnebre

 

 

 

Hay que verlo, sentado frente al parque su cara se transforma, la felicidad se le refleja en el rostro y es un integrante más del entorno natural en fracciones de segundos.

Desayuna, y el aroma fresco de tostadas con queso blanco y mermelada de arándanos deleitan los destellos de café con leche en su boca.

Miel y frutas secas juegan con la melaza negrísima, mientras la levadura de cerveza pinta como en un fresco, pinceladas perfectas en el tazón blanquísimo como un lienzo; mientras ingresa en escena el ananá en cubos en otro blanco tazón  en donde finalizan su espera, trozos de manzana, naranja, banana y frutilla.

No lo va a buscar extendiendo el deseo, la necesidad de abordarlo, mientras espera sobre el felpudo de la puerta de entrada.

Es el diario, el que le encanta abordar fresco de noticias multitemáticas, moja el dedo en la almohadilla, pasa una hoja, lee y calma su intriga voraz

de la hoja que vendrá con una almendra bañada en miel, al tiempo que esnifa para apreciar mejor el sabor.

Nunca continua ni se priva, por más interesante que sea la noticia, de levantar la vista hacia el parque cuando presiente que un pájaro se poza en el limonero o en el rosal.

Sabe y esta convencido que su felicidad pasa por una suma de pequeños momentos como éste y como se sensibiliza para disfrutarlos.

La tranquilidad lo llevo a disfrutar y recorrer el diario en su totalidad y por casualidad se detuvo en donde rara vez se detenía: los avisos fúnebres. Recorrió los destacados como en un juego de encuentro de personajes conocidos, sin esperar nunca encontrar lo que encontraría, perplejo por la situación. Un aviso, su aviso, decía: Daniel Casis 16-08-1953 / 4-12-2008, era el mismo! ; lo leyó cinco veces y en la última, su vista dispersa se detuvo en el tronco del sauce y se quedo allí por espacio de dos horas. Eso notó cuando volvió en sí y el reloj marcaba las 10:15 hs.

Dos horas le tomó salir de un repentino autismo, de un shock demoledor. Le costo entender como puede uno morir sin darse cuenta.

La noche anterior ceno con su hermana, recordaba aun el merlot en su paladar y más aun, dos gotas de vino en el mantel blanco bordado; corrió a la alacena buscando la pista que debelara el acertijo y decepcionantemente vio el mantel allí, limpio y planchado sin las manchas esperadas.

El torbellino de pensamientos en su cabeza no cesaba en un veloz giro centrifugo que buscaba explicaciones.

Se preguntaba cuando empezó a morir, cuando su cuerpo comenzó a descender a ese estadio. Pensó en como se sentía esa misma mañana y se sintió más vivo que nunca, pleno, integro, se preguntó si ese sentimiento estaba ligado a otro nivel de vida y si el hecho de sentirse así fue por hallarse muerto físicamente.

Repasó el último mes en su memoria y se vio corriendo día a día comprando y haciendo innumerables cosas triviales y materiales sin sentido, pretendiendo que allí

descansara su felicidad. Repaso así el último año, los últimos diez, veinte, treinta; pocas veces había caminado bajo la lluvia o dormido en la playa

viendo el amanecer, hacia mucho no visitaba a sus seres queridos, ni dejaba de usar corbata, ni saboreaba el ahumado del salmón mirando la luna, ni se regocijaba con un Bartok sublime, ni tiraba piedras al lago buscando hacer sapito en él; en suma, había forjado numerosas pequeñas celdas  en su vida  con su

propia mayúscula autoexigencia materialista y dilapidantemente se había devorado las llaves.

Entonces, si se dio cuenta que había estado muriendo, si se dio cuenta que la integridad de su vida había ido desvaneciendo casi sin darse cuenta y que ya nada podía hacer. Y lloró, lloró con pena profunda y el temblor corporal, lo hizo despertarse, incorporarse confundido. Sintió sus antebrazos dormidos, su frente con la marca de una blanca servilleta bordada, el diario en la pagina de avisos fúnebres, solo las frutillas quedaban en el blanco tazón, mientras el reloj seguía marcando las 10:15 hs. Había soñado y se alegro como nunca antes en su vida, creyó no haber perdido tres cuartas partes de su vida, le quedaba aun una cuarta parte y al iniciar el día, como un surco de ballesta tendencioso hacia el futuro, en sus desayunos, estaba comenzando a vivir.

Daniel Casis – Escobar, Buenos Aires, Diciembre 4,2008

Aviso Fúnebre (r)2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723

 

 

 

 

13 abr

La Esquina – The Corner

La Esquina

La Esquina

                 

La Esquina (r)2008

 

Eran dos, jóvenes, indiscretas, dueñas de las acciones del área, despojadas de toda preocupación por el mundo exterior, decididas, mirando.

Si, si, mirando hacia la esquina, la esquina que llamaba, la esquina que creaba.

Creaba la atmósfera, la intriga, la reinante asociación con algo que no conectaba fácil, que no deparaba una sencilla explicación. Y que veían?, y que sentían?, y a que conducía esa situación de contemplación?, a que elementos conectaban?, a que pasajes hilarían las visiones?, por si acaso, serian estudiantes de arquitectura?, serian estudiantes de fotografía?; ni apuntes, ni cámara de fotos observé, y en mi visión profunda, certera por el impacto, nada quedo librado al descuido, aquellos elementos, no existían con ellas. La observe, la casa había sido demolida, la casa solo dejaba entreverse desde los detalles registrados en las paredes vecinas. Me fui, solo prometí escribir lo visto, registrar este disparador, esta intriga, esta calle de cosas que pasan cuando creemos que nada pasa, que el día a día es solo lo que vemos a simple vista; existen personas que ven mas allá; existe otra vida en paralelo a la que vemos en esa esquina; y volveré para comprender desde ellas que puedo aprender a ver en donde nada se ve a simple vista.

Daniel Tarditti – La Boca, Buenos Aires, Agosto 1,2005

La Esquina (r)2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 – danieltarditti.com

La

06 abr

Globos Premonitorios – Premonitory Balloons

Globos Premonitorios

Globos Premonitorios

Globos Premonitorios ®2008

 


Ante todo, fueron aquellas señales, marcas de un camino por recorrer. Piezas, partes de un modelo para armar; y que por indefectible enlace, vorazmente imantado a la continuación, al descubrimiento del próximo asombro, inequívoco en su hermandad con el anterior.

 

El inicio fue en la catedral de Buenos Aires, en un mes de Diciembre caliente y temperamental. Emociones de despedida de fin de curso, y de materias aprobadas sonaban en crudo en los oídos, con voces de Cori Coria, Carola, Diego y Mapasqu gritando el objetivo cumplido: tres cuartos de la carrera cumplida.

 

La caminata fue triunfal, doscientos metros con la mente colgada a doscientos centímetros arriba del cuerpo apaleado, cansado, casi al limite. La mente fresca, sensibilizada por el alcohol, feliz y eternamente permeable.

 

Un paso siguió a otro y mientras la mirada buscó el final del pasaje catedrático, la cúpula dejo caer un suave roce en el hombro izquierdo. Me incline sobre mi hombro y vi en el suelo un globo azul, temperamental como la noche misma, desafiante, como otros dos globos que esperaban su turno en una cúpula que parecía apadrinar vivencias futuras.

 


Daniel Tarditti – Buenos Aires, Diciembre de 1998

Globos Premonitorios ®2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 by www.danieltarditti.com

06 abr

Ella lo Supo – She Knew

Ella lo Supo

Ella lo Supo

Ella lo supo

 

Su mano dejó de batir, al tiempo que sus pensamientos también lo hicieron con las opciones de decoración de la torta de cumpleaños.

 

Sus ojos apuntaron firmemente a los de su hija; dos años, adorablemente bella y tierna, de incipiente personalidad y decisión.

 

Con esa misma decisión tiró de la pollera de su madre, repitiendo la frase requerida por ella: “Mamá, Ceci tiene bebe en panza”.

 

Su madre, con ojos vidriosos ya no pudo hablar, no hizo falta. Fue la niña quien tomó ahora la espumadera para continuar batiendo.

 

El impacto intuitivo afrontado, pudo más que las pacientes formas y las deseosas preguntas contenidas durante más de dos años de espera para con su amiga, transformadas ahora en un impetuoso llamado telefónico.

 

Ceci, quien del otro lado de la línea telefónica nadaba en círculos, también batidos, de sensaciones dulces, suaves y tiernas, confirmó el atraso, el test y por ende la infantil premonición.

 

Nunca el resultado de los batidos es igual a la calma mezcla inicial de sus componentes, menos aun cuando dos personas baten al mismo tiempo a la distancia.

 

Daniel Tarditti, Buenos Aires, Octubre 7,2008 – danieltarditti.com

.®2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 by www.danieltarditti.com

06 abr

Vuelos Comparados – Compared Flights

Vuelos Comparados

Vuelos Comparados

Vuelos Comparados

 

Fueron dos hechos reales, para qué ocultarlos si los pájaros se encargarían luego de darlos a conocer de alguna manera, y su resultado, podría traer consecuencias indeseadas por la masividad de su proliferación en las grandes bandadas.

Uno en la Boca, otro en Escobar. Un pájaro muy pequeño el primero, un pájaro mediano el segundo, ambos se toparon con vidrios transparentes en la búsqueda de sus compañeros anhelados.

En ambos casos, un par de interlocutores conversaban de arte, de creación y volaban a vuelo bajo, sereno, planeante.

El primero y más pequeño se vio atraído por la conversación dentro del atelier, fue insistente, vivaz, alegre y seductor en su cometido; no lo logró. Ninguno de los interlocutores consideró oportuno o lógico permitir su ingreso, solo se lo asumió como un hecho curioso, simpático, singular o hasta una señal a considerar.

En ningún caso se trato como un hecho incomprensible, sí como un detonante, como una pista; no hubo espacio para el, y el pequeño alado marchó dejando una marca en la memoria del artista, una mecha larga encendida, que conduciría a un gran interrogante.

El segundo hecho ocurrió en Escobar, esta vez mucho más intenso, movilizante e invasivo. Se trató de un pájaro mediano, gris intenso, que se hizo notar por un potente impacto contra el vidrio del ventanal que daba al parque. En esta segunda oportunidad, los interlocutores eran otros y solo uno de ellos común al primer hecho del atelier.

Una marca blanca de polvo y restos de plumas quedaron adheridos al vidrio, mientras el pájaro shockeado esperaba en el piso recobrar su cordura y reponerse del golpe. Miraba hacia adentro buscando algo, sin dudas, esta vez, la conversación entre los dos artistas si se detuvo.

Las miradas de los tres buscaron asistirse, conectarse, explicarse, entenderse; impávidos y sin más acción, en un marco de compasión y reconocimiento por el esfuerzo y el logro obtenido; despabilar, movilizar, trascender.

El pájaro levantó vuelo trabajosamente y con un intento corto y rasante se poso en un arbusto; habiendo comprobado que podía, emprendió un segundo vuelo final perdiéndose en el atardecer rosado.

Ambos pájaros estaban confabulados pensé, lo hablaron, lo planearon, lo ejecutaron.

Y por supuesto, también planearon el final, demasiado fuerte para mi gusto, para mi sensibilidad. Inesperado, indeleble en mi memoria; movilizante en mis entrañas. El tercer y último acto ocurrió en Villa Pueyrredon, sobre la adoquinada avenida posaba un pájaro más grande aun que los dos anteriores, también gris oscuro; el auto que conducía avanzó raudo y esperó mi mirada un vuelo rápido y típico de despegue por sobre el capot antes que el auto lo arrolle. Ese vuelo esperado, jamás existió como tantas veces había ocurrido antes. Esta vez, el pájaro quedó debajo del automóvil y mi mirada absorta vio por el espejo retrovisor  un puñado de plumas explotar debajo del auto. Mi entero ser en estado de shock, jamás lo olvidará.

Salí del shock y estuve seguro de que ahora sí seria imposible dilucidar el acertijo de tres complejos alados dándome señales, conectando marcas indelebles. Juré olvidar, la última puntada de este entretejido de pájaros me había dolido y mucho, nunca hubiese querido dar muerte a un símbolo de libertad, de creación.

El final de la historia vino solo, como nunca espere que suceda, fue una señal final, por televisión y en manos del vuelo de algún gurú creativo; lo sentí mas alto que el vuelo de todos los intervinientes de esta historia, aglutinante al extremo, envolvente y dilucidante.

Alguien en el corto publicitario pidió a un eventual genio, innumerables peticiones y deseos para concretar su felicidad, mientras el personaje de voz sabia y cálida dejo saber: “solo te daré vuelo creativo, lo demás, puedes hacerlo solo”.

Las aves dejaron fuertes y claras señales de lo que no puede prescindir un artista, el vuelo creativo, y mandatoriamente siempre debe buscarse, por más paredes y vidrios que se interpongan, y de ser necesario enfrentando a la mismísima muerte.

 

Buenos Aires, Noviembre 17,2008 by Daniel Tardittiwww.danieltarditti.com

®2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 by www.danieltarditti.com

 

06 abr

Derrota Compartida – Shared Defeat

Derrota Compartida

Derrota Compartida

DERROTA COMPARTIDA ®

 

Le pasé mi brazo por atrás de sus hombros y le dije -“Charly, largalo boludo, llorá tranquilo y evitá la úlcera”-; me miró con lágrimas en los ojos y me dijo: -“no puedo, la puta madre, no doy más-”.

 

Íbamos abandonando la cancha con algunos muchachos caminando adelante y otros atrás, todos rumbo a la confitería del club.

 

No cabían muchas palabras, el silencio dejaba su espacio al dolor que carcomía filoso por dentro. ¿Cómo pudo ser?, ¿por que no pudo ser?, esa puta pelota del Poli en el travesaño, ese latigazo que la zurda no me quiso regalar, la pelota mordida del zurdo, la mano de David, la garra del arquero rival Serrano y la puta que lo parió. Se nos cruzaban diez mil imágenes por la cabeza, muchas de orgullo, otras de bronca y dolor.

Era ganarlo y ascendíamos a la “A”, pero era ganarle al último campeón la odisea, era ganarnos a nosotros mismos, lo que era más difícil aún, era jugar verdadero fútbol colectivo, creer y ejecutar; sonaba fácil para un solo partido, pero diez contra once se nos hizo difícil desde apenas quince minutos del primer tiempo. David parado de central no tuvo otra alternativa que sacarla con la mano de la línea, expulsión y penal, lo pateó el duro arquero  de ellos, el ex Platense Ismael Serrano, palo y afuera. Era volver a empezar 0 a 0!, pero con el golpe de David afuera que puteaba desde el banco demolido por su suerte, acusamos el golpe y un pedazo de cada uno de nosotros se solidarizó con él afuera de la cancha y no adentro como soñaba nuestro técnico, El Tano.

Llegábamos a tres cuartos de campo contrario y nos diluyamos, nos faltaba lastimar en el área rival. Ellos bien parados, con cuatro pases llegaban por afuera y metían peligro por arriba, para colmo, lo jugaron inteligentemente, en cada rocecito se dejaban caer, el cornudo referí compraba y tiro libre de Serrano que la ponía donde quería; en uno de los más de cuatro o cinco hasta ahí, frentazo del nueve y adentro, 0 a 1.

Nos costó un huevo, pero con garra y algunos destellos de buen fútbol, salió una jugada pulidita que con seis o siete toques de buena coordinación, metió el zurdo despacito junto al palo derecho del arquero, 1 a 1.

El Tano jugó como nunca desde el banco, nos mandaba a pelear cada pelota como la última y con dientes apretados nos fuimos al descanso 1 a 1 con un calor insoportable que encima parecía jugar para ellos.

Cuando jugás con dientes apretados, disputas cada pelota como la última, y encima tenés uno menos, de la mano de los nervios, todo dice que al final, el más frío e inteligente oxigena el alma, el corazón y te gana.

Les tocó a ellos desde el vestuario, se sabían campeones, así lo jugaron, así lo ganaron. Lo bueno fue que en la mesa de la confitería del club estábamos todos juntos; que un café con leche, que una cerveza, que un cocido y queso, un par de boludeces, y algunas sonrisas cómplice empezaron a distender.

El año que viene será querer ser campeones desde el primer partido todos, cada uno, entrenando, cuidándose, comprometiéndose, logrando un esquema organizado de juego para cada uno de los partidos.

Faltan treinta minutos para ganarlo, tiro libre, la pide el arquero de ellos nuevamente, chutazo combado, 2 a 1 y a cobrar. De ahí hasta el final les cascoteamos el rancho sin claridad y nos perdimos sin fútbol en el lamento.

Un equipo gana un campeonato propio antes que la final, gana un vestuario, un grupo, un todo, y por último, sólo por último, al contrincante, como un trámite más, como lo será el campeonato próximo para este grupo, me convenzo……, y escondo una lagrima para que todos estos boludos no se me caguen de risa.

 

Daniel Tarditti – Escobar, Marzo 10 ,2008

®2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 by www.danieltarditti.com

06 abr

El Daltonico – The Blind Man

 

El Daltonico

El Daltonico

EL DALTONICO

 

Una bocanada de aire fresco entro en su boca inerte y sobre el final exploto en un escalofrío que lo lleno de lagrimas de emoción.

Su propio cuerpo yacía en un artístico lecho de madera de guindo. Su alma flotante era mas que cinco sentidos, quizás infinitos, pero uno de ellos, evolucionaba minuto a minuto, se trataba de su cromatismo de colores visuales, no lo sabía, tampoco nunca lo supo antes en su otra vida.

Y vio hombres que entraban flores blancas, vestidos de blanco, camisa blanca, ambo blanco, medias blancas, zapatos blancos, en sus autos blancos.

Todas las vecinas del barrio fueron vestidas de blanco de pies a cabeza, como decían ellas jocosamente: “de punta en blanco”.

El blanco les transmitió paz, belleza, armonía. A nadie le nació llorar abruptamente, una sensación de calma interna y externa lo impedía. La paz y el blanco los envolvió a todos, los integró, los unió en armonía.

Solo vio en su esposa y en sus dos hijos, una sola lagrima a la que al darle el sol generó un brillante arco iris como nunca antes había visto, con el sentido excepcional que adquiría ahora.

Vio a cada uno de los presentes junto a su propio lecho sonrientes, apacibles, conversando en paz. El color blanco reinante allí invadió de calma y armonía a todos. Se sintió querido, amado, respetado, desdramatizado.

De a poco vio flores rojas, verdes, amarillas, violetas, fucsias. Blusas, polleras, camisas, pantalones y mucho más, de manera multicolor, excepto los blancos autos de aquellos señores que continuaban entrando flores vestidos todos de blanco.

Se durmió, como se durmieron todos, y como en todos, los sueños de aquella noche fueron multicolores.

Despertó extraño, liviano, distinto, pleno.

La mañana crecía, como crecían sus roces de olores, colores y brisas; que invitaban a pájaros, flores, plantas, arbustos y frutos a una muestra de sensaciones.

Placida, regocijada, la mirada absorta se conmovía por la explosión de colores naturales. El lente fino de sus ojos se detuvo en la rama blanca en donde nació un nuevo mundo, una nueva energía cromática que lo lleno de alegría. Desde ese día la rama sería ocre, verde, ámbar y amarilla en innumerables escalas de colores, pero algo lo conmovió más aun, lo lleno de felicidad plena, sus sueños, los de su esposa e hijos, serían por siempre e indefectiblemente, multicolores.

Daniel Tarditti, Escobar, Octubre 25,2008 .®2008 Hecho el depósito que estipula la ley 11723 by www.danieltarditti.com

24 sep

¡Bienvenidos – Welcome!

ARTE & PSYCH-K ® PREDICAMENTUM  – ART & PSYCH-K ® PREDICAMENTUM

▒ Mi Literatura, Fotografías, Música, Pinturas, Obras Plásticas y más!

▒ My literature, Photos, Music, Paints, Plastic Art and more !

Caminos Múltiples

 

En la vida, puedes llegar a un punto deseado de múltiples maneras, muchas impensadas y sorprendentes.

Usualmente son a destiempo, pues la ansiedad siempre nos nubla las correctas decisiones en cuanto caminos a tomar.

Y muchas veces, cuando alcanzamos lo que queremos, ya no nos contenta o ya no nos interesa; clara señal de que esencialmente lo pretendido era solo fugaz, temperamental necesidad pasajera de contentarnos vacías o falsas inquietudes; vacíos del ser.

Siempre todo lo queremos ya y suele pasar que cuando pasa ya, como flor de un día, nos contenta acotadamente. Entonces, pareciera ser que las cosas que nos movilizan esencialmente, las verdaderas, las mágicas, suelen trasladarse en el tiempo dentro nuestro aun sin darnos cuenta. Y cuando topamos con ellas, casi siempre en forma casual e inesperada, todo fluye, todo parece encajar, sincronizar y actuar de la forma correcta, con gran dosis de magia.

Y entonces, sentimos que por fin llega la felicidad o una gran cuota de ella.

Este proceso a veces tarda muchos años; pues resulta ser que solemos especializarnos en auto sabotearnos la felicidad o confundir por ansiedad los caminos. Y al final, nos damos cuenta que nada ha sido en vano, que no lo es, si la dicha es buena y sana, pues  cada uno de los caminos, de los años, de los sabores y sinsabores, sentidos y sinsentidos; son las bases en donde descansara tamaña felicidad finalmente adquirida.

 

Este espacio tardo decadas en darse a conocer y me provoca inmensa felicidad poder hacerlo, compartirlo y alimentarlo a diario; Si te llega a provocar un leve vuelo de conexión con el Arte en cualquiera de sus caras, o alguna emoción………, mi felicidad será duplicada.

 

Gracias por visitar DanielTarditti.com

29/09/2008