Análisis-Analysis

Tema : Búsqueda de Simetrías en cuentos El sur y

El Jardín de senderos que se bifurcan.(Ficciones 1944)

Materia : Cultura Contemporánea

Profesor : Patricio Loizaga

Alumno : Daniel Marcelo Tarditti (UNTREF 2000)

 

Aclaraciones del alumno previo al análisis.

 

1.- Simetría : Proporción adecuada a las partes de un todo entre sí

con el todo mismo.

 

2.- Base interpretativa del cuento El sur desde la opinión de

J.L. Borges.

 

Extractado de reportaje a J.L. Borges:

 

1938 fue un año particular de su vida, año en el que fallece su padre

y Borges afronto un grave accidente.

En el cuento El sur Borges narra aquel accidente. Mas tarde a la

hermana de Henry Shames, Borges le relataría un cuento que

tendría tres o múltiples interpretaciones posibles, a saber:

 

·        El sur es un cuento realista.

·        A diferencia de lo que dijo While, a todo hombre lo mata lo que

quiere, ya que lo que no queremos, no puede matarnos. En el

caso del hombre del cuento El sur, el hombre llega al Sur, y el Sur lo

mata.

·        Por ultimo, a opinión de Borges la más verosímil, todo

resulta ser un sueño, soñado por un narrador cuando esta bajo

los efectos de la anestesia, y eso explica por que la gente del

almacén se parecía a la gente del sanatorio.

 

Bajo lo anteriormente expuesto, es de importancia clarificar que

adoptare la tercer interpretación a efectos de la búsqueda de

simetrías con el cuento El sendero de los caminos que se bifurcan.

Clara esta la convergencia en ambos casos al tema recurrente de la

muerte.

Borges, deja filtrar características, particularidades e inquietudes 

personales en ambos cuentos, en las que se sustentan 

simetrías, probablemente propuestas por un inquieto subconsciente

del autor, quien se esfuerza por evadirlas, aunque la felicidad de

ahondar en temas de niñez y de arraigo personal, serán mas fuertes

que los laberintos y paseos literarios propuestos en cada uno de los

cuentos. Para el conocedor de Borges, estas se tornan fácilmente

detectables.

Si se hila mas finamente, se podrán encontrar con menor

carga de preponderancia, simetrías en mención dual de la  obra

literaria las 1001 noches. El tren como medio para avanzar en el

camino hacia un destino preciso, o bien para avanzar hacia sus

recuerdos.

Probablemente también sea un aspecto a destacar, el hecho que

Borges, denote en ambos cuentos una aspecto mas que

particular de los destinos, las vivencias, sus inesperados giros, y

por que no, hasta lo despiadado que puede ser el destino ante

mínimas distracciones, o simplemente ante la inconsciencia del

orgullo venciendo la cobardía como concepto atípico de un

capitulo de la historia Argentina.

Borges, subyacentemente nos deja un campo abierto para la

interpretación, probablemente vaga, pero desde su contrapartida,

sumamente potente, del destino, sus bifurcaciones, y las

elecciones recortadas

que este nos ofrece dejándonos sin salida como participando de un

cuento del cual somos sin haberlo decidido, participes protagónicos.

 

Borges, juega con los tiempos en ambos cuentos, juega con los

espacios, con los momentos, y hasta con los Personajes

trasmutando sus personalidades acorde a las circunstancias.

La niñez de Borges, y sus reiteradas visitas a la casa de veraneo de

sus padres en Adrogue en la quinta La Rosalinda, rememoran los

caminos recorridos en las travesías en tren a este destino, sin que

pasen desapercibidas estas vivencias en ambos cuentos. Borges

cuando no olerá en un cuento a eucaliptos, olerá a fresnos, pero

sin dejar de oler literariamente en sus viajes, a los olores de sus

incursiones de muchacho de barrio Palermo o en tierras de alegrías vacacionales que definitivamente lo marcarían, aun viviendo en

Ginebra o España.

 

 

Daniel Marcelo Tarditti, Buenos Aires, Mayo 23,2000

 

 

 

Leave a Reply

*